Tuvieron la posibilidad de expresase y no lo hicieron.

Por Ramallo Informa




por Jorge Rodríguez, a través del debate generado en Ramalloinforma: “Tema complejo, si los hay. Quien no tiene un conocido, amigo o allegado que tienen en el campo su sustento. Hemos llegado a un punto donde la tecnificación en las explotaciones agrícolas, se llevan puesto todo aquello distinto a la rentabilidad. No se avizora ni como posibilidad remota, un cambio de direccionamiento autoimpuesta por los actores del campo en estos temas. La rentabilidad afectada, es un tema que moviliza a la resistencia.

En Ramallo, da la sensación que esto se vive como fin de ciclo, visto desde los que se sienten afectados. Y se puede entender. Ellos no hacen lo que hacen, para afectar a la comunidad. Si los apuràs un poco te dicen que es un tema muy complejo para que cualquiera se crea con autoridad para opinar. Escudados en esos supuestos conocimientos que ellos, si, dicen tener se sienten victimizados y hasta acorralados. Es natural que defiendan sus intereses. Se puede entender que vivan como un retroceso, todo aquello que en la actividad, limite los rindes a cosecha. Se podría compartir eso, si no se tuviese en cuenta el crecimiento exponencial que se observa en la utilización de estos procedimientos.

Ahora, el tema tiene otra visión posible. Enfocándonos ya en la ordenanza, según se ha difundido como información, no desmentida, los actores que hoy se movilizan tuvieron una escasísima representación en las audiencias previas a la ordenanza. Si como hoy dicen desconfían del nivel de conocimiento en el abordaje de estos temas, tuvieron una magnífica oportunidad de haberlo aportado en esas audiencias. No lo hicieron, y hoy se permiten criticar lo que salió por consenso. Todo es perfectible, porque no suponer que esto también podría serlo. Pero todo a su tiempo. Y el tiempo para eso, fue el de la convocatoria que ellos mayoritariamente ignoraron.

Esta gente no tiene autocrítica, y todo parecería indicar que el tema termina en la Justicia, según manifestaciones que se han efectuado. Es un Derecho que les asiste, y en mi opinión allí debería dirimirse, si es que no lo están utilizando tan solo para amedrentar al Consejo.

Tengo opinión formada sobre la Ordenanza, y le encuentro alguna complejidad en los contralores que demandará su aplicación. Pero ese no es el tema central, y con las complicaciones y críticas que puedan efectuarse, salió por consenso de los actores, se cumplieron pautas y se cuidaron las formas, invitando a los actores. Con estos recaudos, luce como de una legitimidad indiscutible.

Seguramente todas estas cuestiones vistas desde el lado de los afectados, lucen desdeñables, a todas luces. En el análisis, la cuestión económico, se ha subordinado a un escalón muy inferior, teniendo en cuenta lo que está en juego. Para ir cerrando creo que ya pasó el tiempo de los análisis, lo que está en juego es si la Ordenanza es legal o tiene algún viso de ilegalidad. Visto desde el sentido común aparece como irreprochable en sus formas. En su contenido puede haber cuestiones opinables, para revisar en futuras ordenanzas, pero en modo alguno merece algún reparo lo actuado.

Si yo estuviese entre los Concejales que la votaron, no doy un paso atrás ni para tomar impulso. En estas cuestiones no hay forma de no afectar intereses. Los que deben ser preservados, son los de las mayorías.

 

En relación a la iniciativa de Agotegaray, me parece demasiado complaciente y acomodaticia, en perjuicio de todos los integrantes del Consejo. Para él es un buen modo de patear el tema para adelante, y dejarle el problema para quienes no renuevan sus cargos. Este muchacho no ha tomado conciencia, que al aceptar esta solución como posibilidad, está poniendo en tela de juicio un trabajo responsable y concienzudo de sus pares. Y el mismo aporte suyo, queda bastardeado por sus propios dichos cuando propone, que cuando se retome el tema, lo haría gente idónea (no es textual), con lo que invalida todo lo actuado por una presunta falta de idoneidad que lo tiene a el mismo, entre los irresponsables que legislan sin conocimientos, estudio, ni el debido asesoramiento en los temas en lo que deben legislar. El ninguneo que pone en tan triste lugar al Consejo en su conjunto, involucra a gente que se apersonó a hacer su aporte, desde el conocimiento y la honestidad intelectual que le fue posible.





Te podría interesar

Don`t copy text!