Otro medio millón de pesos tirados por Lienhart

Por Ramallo Informa




El estado de las garitas que se hicieron hace menos de dos años, para la última elección, es deplorable. En este informe investigamos el estado de cada una, y nos sorprendió el nivel de improvisación, desinterés y descuido de estos refugios pagados por Obras Públicas y estrenados para las últimas elecciones. Las fotos que aportamos en esta primer nota, muestran un sinnúmero de problemas:

 

 

Inutilidad absoluta:

Lo más visible para cualquiera, salvo para el director de Obras Públicas, es la absoluta inutilidad de los refugios, aunque estéticamente sirvieran los primeros días para cumplir con la función de parecer que se ejecutaron obras. Pero este objetivo electoralista no cumple con las funciones para la cual se construyen los refugios, es decir para los vecinos que esperan el colectivo ante las inclemencias del tiempo. Las actuales garitas no ofrecen refugio ante el viento, no guardan reparo ante la lluvias y ni siquiera ante pequeñas garuas débiles, y muchísimo menos ofrece protección del sol en los días de calor. Es por demás evidente que ningún funcionario del gobierno local, y menos el propio Lienhart, ha usado una garita y un transporte público desde que son funcionarios, ya que de haberlos usado alguna vez, nunca hubieran destruido las antiguas garitas de cemento, que bien pudieron modernizarse en lugar de destruirse.

 

 

El estado actual:

Dejando al margen que no cumple con la utilidad para la cual se construyeron, ni siquiera sirven para soportar el paso de los meses y continuar siendo atractivas, por lo menos a la vista. El estado actual de las garitas es lamentable y el costo de volverlas a su estado original es casi tan caro como volverlas a construir. No tienen techo, lo fino de los caños con que fueron construidas han hecho que el óxido las debilite  y deban ser remendadas con materiales más fuertes, si se les llevara a cabo un mantenimiento serio. Las placas de policarbonato ya prácticamente no existen, ni la gran placa frontal, ni la pequeña placa lateral.  Y la mayoría están inaccesibles por los yuyales permanentes. 

 

El objetivo del Secretario de Obras Púbicas Guillermo Lienhart era instalarlas y que se “vean bonitas”, no que sean útiles. Y ese objetivo, se cumplió por algunos meses.

 

 Ver fotos en https://www.facebook.com/photo.php?fbid=578281275641852&set=pcb.578281718975141&type=1&theater

 





Te podría interesar

Don`t copy text!