Del agua no se hablaba. Las batallas inútiles ya son problema de Poletti.

Por Ramallo Informa







El gobierno de Santalla pareció batallar un enfrentamiento del lado de los empresarios en pos del trabajo y el desarrollo. Una trampa desgastante que debería ser aprendida por los que llegan. Desgasta al gobierno y a la gente.  Luchar contra los ambientalistas es un sinsentido (salvo que haya dinero negro en el medio) porque en la ecuación podría estar en juego la salud de todos los vecinos.  No ir en busca de los técnicos y autoridades que deben venir a dar respuestas y quedarse con un simple “no me tendieron en la provincia” no fue, no es y no será suficiente.

En uno de sus últimos discursos Santalla se expidió con un “Vamos a tener uno de los mejores sistemas de tratamiento integral  de nuestros residuos para que nos hagamos cargo de resolver que hacer con la basura que generamos. Y vamos a seguir trabajando para que las radicaciones industriales necesarias, que brindan la posibilidad de que la gente tenga trabajo, se hagan en las condiciones que se deben hacer. Porque la contaminación y el no cuidado del medio ambiente es realmente un crimen. El medio ambiente es un regalo de nuestros padres, en todo caso es un préstamo de nuestros hijos. Los extremismos, no sirven. El gran desafío es lograr el desarrollo sustentable que nos permita darle oportunidades de trabajo a nuestra gente y cuidar el medio ambiente al mismo tiempo.”

Veníamos de años de acusaciones cruzadas y discusiones infructuosas, incluso por fuera de los estamentos en los que se tiene que debatir, erosionó  en gran parte a un gobierno que no digirió bien las demandas de información y cuestionamientos de tan solo un puñado de vecinos (ambientalistas) que con sus razones (preocupaciones genuinas o políticas, el tiempo lo desnudará) embistieron contra el municipio, y, ni el secretario de desarrollo humano, ni el de turismo, ni la tan necesaria (secretaría o encargado de asuntos ambientales -inexistente  pero necesaria en los nuevos tiempos en los que vivimos-) asumieron la responsabilidad de acompañar el cuestionamiento de los vecinos, tanto en las instancias administrativas (y hasta legales) en los organismos nacionales o provinciales correspondientes.

La gran pregunta que dejo sin responder el gobierno de Santalla es “¿el gobierno debe ir por el crecimiento a paso firme, o debe detenerse a despejar dudas de un grupo de vecinos, por más pequeño que este sea, a costa de poner en pausa el desarrollo?”

 

El gran desafío del nuevo gobierno es diferenciarse:

en la gestión anterior, en lugar de ir “con la gente”, restringieron información, no blanquearon ni presentaron a los privados que deben dar la cara, deben defender sus inversiones de frente al pueblo -debieran hacerlo ante el inexistente cuestionamiento del HCD- ya que si alterarán nuestro entorno, para bien o para mal, y deberían estar obligados a dar todas las respuestas que los vecinos crean necesarias por el impacto que producirán (incluidos los costos y los beneficios de sus proyectos, sea de un puerto, una obra termal o complejo inmobiliario, o lo que fuere).

Se necesita del dinero y la iniciativa privada para el desarrollo de la zona, como en cualquier parte. el estado no puede hacerse cargo de eso, pero si es el ambiente lo que podría estar en juego, lo minimo ultimo que se necesita es una batalla entre las autoridades que nos representan y los ambientalistas, con el pueblo al margen y  empresarios  NN.

Poletti y su equipo deberá ordenar, clarificar,  responder y reactivar los proyectos e inquietudes, incluidos los problemas que quedaron pendientes -desde el posible puerto multi rubro al que se opuso años atrás, hasta observar y corregir cuestiones de salud respecto del agua que consumimos, pasando por el proyecto termal, entre otros- nunca de espaldas a la gente, sino todo lo contrario.

Del agua no se habla

En noviembre de 2013, el gobierno anterior dejó a este y otros medios de comunicación sin pauta de publicidad oficial, como castigo por hacernos eco de las denuncias sobre el estado peligroso para el consumo del agua potable. Los únicos que pagaron esa osadía fueron NBA, Ramamlloinforma y Radio Stylo. Quien dirigía la billetera que dominaba a casi todos los medios, logró atenuar el tema con el silencio de los medios pagos, y no ha vuelto a ser tratado.  Pero esta obligación ahora recae sobre el equipo de Poletti y su grupo de concejales. Esa es una materia pendiente y urgente que el nuevo gobierno tiene con los vecinos. recordemos, el agua no era aprobada para el consumo de menores y ancianos.

La ONG ambientalista había acusado al actual concejal Sbuttoni y a Bellocchio (Ex Secretario de desarrollo humano) del  ocultamiento (y hasta manipulación) de datos sobre los valores contaminantes del agua. En ese momento, decían que Sbuttoni podía, como muchos de su entorno, comprar agua mineralizada para el consumo de su familia, acusación que no cayo nada bien.  Pero la realidad es que el 99% restante no puede acceder a agua mineralizada como aun tampoco cuenta con informes claros que indiquen que pasa con el agua.

 

Esta ya es una tarea que deberá encarar, y en todo caso enfrentar con inversiones -más allá de la actual “emergencia” económica- el gobierno de Poletti.





Te podría interesar

Don`t copy text!