Deporte en Ramallo: evento si, talento no

Por Ramallo Informa

La disyuntiva de posicionar a Ramallo en un mero promotor de eventos deportivos o alentar y fomentar los talentos locales abre un debate interesante. Mientras llegan maratones que se llevan millones, los jóvenes atletas (campeones) locales no tienen recursos para poder viajar a competir.

 

Ramallo se ha convertido en un promotor de eventos deportivos. Las características geográficas, la amplitud de espacios y la cercanía gracias a las vías de comunicación, posicionan al partido como un destino de este tipo de eventos.

En los últimos meses, competencias nacionales e internacionales hicieron sede a Ramallo, contribuyendo al turismo y el comercio. El Rally Federal, la maratón K21 Salomón son algunos ejemplos del caso. Eventos deportivos, de firmas privadas o de terceros, que contribuyen al posicionamiento de la ciudad como destino turístico.

Paralelamente a esto, la realidad golpea fuerte, la última semana los jóvenes atletas del CEF N°60 se quedaron sin poder competir a nivel nacional: no había recursos para poder viajar. Mientras tanto, el polideportivo municipal, entre pastos altos y deterioro, resiste al olvido.

Entonces he aquí la disyuntiva: el deporte, ¿educa o se vende?

El deporte privado, ganancia de pocos

Las imágenes llegaban imponentes, 800 corredores en las playas de Ramallo daba un marco inmejorable a la imagen que se intentaba vender de nuestra ciudad. Eso sí, la organización y recaudación se la llevaban otros. El paso de la Maratón K21 Salomón es una iniciativa privada, que deja dividendos millonarios a los organizadores. A Ramallo, solo le corresponde la vidriera.

De mas esta en aclarar, que no es una crítica a la llegada de estos eventos al partido, pero no es la misma vara para todos. 50 mil pesos bastaban para que los 50 deportistas del CEF N°60 pudieran viajar a competir, (entre ellos varios campeones provinciales y nacionales), una cifra mucho menor que la que utilizo el Municipio para organizar y traer estos eventos.

La deuda

Más allá de los talleres que organiza la subsecretaria de Deportes, y la “ayuda” que reciben los clubes en concepto del FOMUDE, hay una deuda pendiente con los deportistas de Ramallo.

El principal centro de entrenamiento que tiene Ramallo, el polideportivo “Simón Apiza”, está en una situación crítica. La desidia y el abandono, sumado al desinterés oficial, hacen irremediable una situación que no acepta excusas. Lo que debería ser un centro de entrenamiento, pero también de contención y recreación, hoy es un sucio pastizal.

Las becas a deportistas es otra situación a rever, y aquí atiende el Concejo Deliberante. En la actualidad, cada deportista recibe una beca anual, depende la categoría y nivel, en el mejor de los casos, un deportista de elite recibe cerca de $5000 anuales.

Otro caso es el FOMUDE, el fondo municipal al deporte, donde el reparto a los clubes se hace a partir de diferentes parámetros: cantidad de hectáreas de predio, socios y disciplinas. Pero exceptúa el rendimiento y logros.

Por último el caso del CEF N°60, quienes debieron suspender los viajes por falta de recursos. Cerca de 50 jóvenes se vieron frustrados de competir por falta de fondos, un total de $50.000, que dejo a campeones nacionales y provinciales sin competencia. Esta institución nuclea a más de 800 jóvenes, que hacen deportes en situaciones desfavorables. Pero en este último tiempo, las medallas y logros se magnifican ante una falta de interés institucional que preocupa. 

Don`t copy text!